martes, 17 de mayo de 2011

”PICHICHI”. Sinónimo de emoción

A la vez que el ¡Alirón! ¡Alirón! ¡El Athletic es Campeón! se popularizaba en el botxo (Villa de Bilbao), comenzaba a despuntar en el segundo club más antiguo de España un jugador excepcional, conocido popularmente como "Pichichi”.


El 23 de Mayo de 1892 nace en Bilbao Rafael Moreno Aranzadi uno de mejores delanteros de la historia del fútbol y referente de los arietes en los albores de la especialidad. Rafael era sobrino del escritor Miguel de Unamuno. Su apodo proviene de cuando siendo un niño pequeño, insistía en jugar con los chicos mayores y éstos, a modo de cariño le llamaban "Pichichi".


En 1911 se vincula al Athletic, pero no disputó un partido oficial hasta el 17 de marzo de 1913, contra el Real Madrid, que se saldó con victoria bilbaína por 3 a 0.


"Pichichi" fue el mejor jugador de su generación al presentar una gran condición física, ser un arquetipo de fuerza y velocidad, poseer excelente regate, potente disparo y efectivo remate de cabeza, cualidades que lo tildaban como un jugador completo. Se reconocía por su costumbre de jugar con un pañuelo blanco anudado en la cabeza.


En una época donde todavía no existía una liga nacional, estampó 10 tantos en 17 partidos disputados con el Athletic (único club en que militó) y 68 en 72 encuentros del campeonato regional vizcaíno. Conquistó cuatro Copas del Rey y cinco campeonatos regionales.


"Pichichi" marcó el primer gol en la inauguración de San Mamés, la catedral del fútbol hispano, el 21 de agosto de 1913, donde su equipo empató a un gol con el Racing de Irún. También fue el primer jugador del Athletic en cobrar un sueldo por jugar al fútbol.


Fue seleccionado nacional en 5 oportunidades debutando contra Dinamarca el 28 de agosto de 1920 siendo puntal de la oncena que, en las olimpiadas de 1920 en Amberes, obtuvo la presea plateada, anotando un gol en la justa.


Un año después, en 1921 y con sólo 29 años, Rafael Moreno concluyó su carrera como jugador para convertirse en árbitro de fútbol. Pero el destino le tenía deparado un trágico final cuando, un año más tarde, el 1° de marzo de 1922, muere a consecuencia de un tifus contraído posiblemente por comer ostras en mal estado.


A un lustro de su fallecimiento, el Athletic le rindió un homenaje al situar un busto suyo en la grada de Misericordia del estadio de San Mamés. Actualmente tal busto se ubica en el palco presidencial y existe la tradición de que todos equipos que llegan a jugar por vez primera en La Catedral depositan una ofrenda floral junto al mismo, como homenaje al jugador que mejor representa el espíritu deportivo del Athletic.


En memoria de extraordinario aporte de Rafael Moreno a la epopeya del gol, surge una iniciativa del diario madrileño Marca, a inicio de los años 50, solicitando a la Federación Española de Fútbol autorización para crear un galardón que recuerde la memoria del insigne goleador. La FEF lo consulta con la máxima autoridad deportiva del país y finalmente se autoriza la institución el trofeo "Pichichi" que se entrega cada año al líder goleador en la máxima categoría de la Liga Española. Este trofeo se entregó por primera vez en la temporada 1952-53 y es uno de los trofeos individuales más importantes dentro del fútbol español.


A pesar de su prestigio, no se considera un premio oficial, ya que la autoría de los goles se basa en las crónicas que elaboran los corresponsales del diario Marca y no en las actas arbitrales. Este hecho ha sido objeto de ocasionales controversias. En cuanto a los jugadores que más veces han conseguido este trofeo figuran Telmo Zarra quien lo ganó en 6 ocasiones, seguido por Di Stéfano, Quini y Hugo Sánchez que lo obtuvieron en 5.


Rafael Moreno Aranzadi. Más que un extraordinario jugador, un símbolo vivo de la pasión que siempre alienta el Athletic. Su pañuelo de cuatro nudos en la cabeza llenó toda una época del club rojiblanco. Una historia que forjó la leyenda y fijó honda huella: "Pichichi".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada