miércoles, 6 de junio de 2012

Eurocopa 2012, Resumen Analítico de los Grupos


Después de año y medio de un agotador sistema de clasificación, 16 selecciones del viejo continente medirán sus habilidades en la Europa Oriental para conquistar el Trofeo Henri Delaunay, que simboliza la supremacía del campeón de la Eurocopa de Naciones por 4 años.

En una etapa donde la crisis económica es protagonista en gran parte de Europa, se nos presenta una contienda donde gran parte de la élite futbolística mundial no escapa a esta dificultad. Para sintetizar el comentario, sólo 3 oncenas se presentan con un chance real para obtener el triunfo final: la actual campeona de Europa y del mundo, España; la potente y sempiterna candidata, Alemania; y la submonarca mundial, Holanda. No quiere decir que otros países no logren alcanzar la meta máxima, pero todo lo que escape de este trío élite será una sorpresa.

Quiero compartir mis apreciaciones con respecto a los grupos que, en 8 sedes de Polonia y Ucrania, darán protagonismo a las primeras 24 batallas de la contienda futbolística que este viernes 8 de junio dará el primer toque de balón.
GRUPO A. En este grupo se cuadra un póker de selecciones cuyo performance no parece superar el llegar a la fase de cuartos. Equipos que, aunque con caminos realmente estimables en su clasificación, presentan carencias en distintos aspectos del juego. Rusia viene a por la obligación de liderar el grupo basándose en una muy eficiente zona defensiva y a un excelente portero (Igor Akinfeev), pleno de reflejos y ubicación en el área. El equipo dirigido por el experimentado Dick Advocaat carece de entidad y referencia en el medio campo donde figuras importantes como Arshavin y Pavlyuchenko han estado en horas bajas. Quien ha mostrado una interesante mejoría ha sido Polonia, equipo que tratará de explotar el factor sede para lograr grandes cosas, aunque también éste puediera resultar en un negativo factor de presión. Un equipo joven y rápido anclado en la categoría de los baluartes del Dortmund, Błaszczykowski y Lewandowski, intentará colarse como una agradable sorpresa en este grupo. La República Checa se encuentra en un proceso de renovación generacional donde apenas sobreviven el excepcional arquero Petr Cech, Milan Baros y un lesionado Tomás Rosicky. El gran problema del seleccionador Michal Bilek será conjuntar tácticamente un novel y desorganizado plantel aunque con un gran potencial para el futuro. Grecia es otro conjunto que está en plena etapa de renovación. Aquí conviven excelentes figuras como el joven defensa de 19 años del Schalke 04, Kyriakos Papadopoulos  y el veterano centrocampista Giorgos Karagounis, quiene con sus 34 años sigue liderizando un equipo al que le cuesta recibir goles. Sólo recibió 4 en una eliminatoria que finalizó invicta. Mi pronóstico: Rusia y, con un exceso de optimismo, Polonia.

GRUPO B. Desde el día de su conformación se ha considerado como el “grupo de la muerte”. Más por la categoría histórica de los 4 protagonistas que por su calidad actual. Este cuarteto brindará pingües emociones aunque pienso que los resultados están teóricamente definidos. Potencia y equilibrio caracterizan a Dinamarca. Conducida por el experimentado entrenador Morten Olsen, los daneses encabezaron su clasificación por encima de su rival Portugal. Con una solvente defensa cuyo baluarte central es Daniel Agger y una delantera letal con la “torre” Nicklas Bendtner y el escurridizo Dennis Rommedahl como referentes, los escandinavos del sur tratarán de dar la gran campanada de esta Eurocopa. Esto si logran alcanzar la conexión entre estas 2 líneas ya que el mediocampo parece ser la asignatura pendiente. Poco que decir de la potente Holanda. Sin llegar a los galones de los históricos Van Basten, Gullit y Koeman esta selección no dista mucho de aquélla que venció en 1988. Robin Van Persie, Arjen Robben y Wesley Sneijder conducen un brioso equipo ávido de trofeos y que quedó con las mieles en los labios hace 2 años en Sudáfrica. A menos que se presenten serios problemas en su línea posterior, la “naranja mecánica” no debería tener problemas para solventar su pase a cuartos. Una selección que llega con grandes expectativas a todo torneo pero que, sin excepción, termina decepcionando, es Portugal. Con grandes figuras individuales en la totalidad de sus líneas, acaban con una patética irregularidad y dependiendo de la genialidad de su líder y capitán Cristiano Ronaldo. Con un equipo potente, hábil y rápido en teoría, el seleccionador Paulo Bento deberá conectar todos los eslabones para competir con gallardía en este grupo tan combativo. De lo contrario esteremos ante un nuevo fiasco del equipo luso. Por último, la poderosa selección de Alemania, donde presenta un conjunto eficaz y solvente en toda su estructura. Todos sus integrantes son figuras y la continuidad de su entrenador, Joachim Löw, los mantiene como un equipo sin fisuras. Competitividad y calidad anteceden al candidato por excelencia en las altas competiciones. Desde el joven pero gran portero Neuer; pasando por eficaces defensores como Mertesacker, Lahm o Boateng; una zona central con la fuerza de Schweinsteiger o el estilismo de Özil; y una delantera letal de primer orden integrada por Müller, Mario Gómez y Klose, hacen al conjunto germano como el gran favorito, no sólo para dominar el grupo B, sino para protagonizar la gran final de la Eurocopa. Mi pronóstico: Alemania y Holanda, con una mirada de reojo a una sorpresiva Dinamarca.

GRUPO C. Aunque parezca inverosímil, este grupo se me antoja el más complicado en esta fase. Con total confianza se podría apostar a favor de un arrase en beneficio de los equipos latinos. Pero nada más lejos de la realidad. Italia e Irlanda manejan los tiempos a su antojo y montan un sólido bastión frente a sus arcos que puede acabar con la paciencia y la estrategia de equipos con estilo abierto, tal como el de los ibéricos y balcánicos. Auguro un grupo con pocos goles pero con mucho suspenso. En etapa de reformación está el conjunto de Italia que no encuentra un carácter efectivo a pesar de haber dominado invicta su serie de clasificación cediendo apenas 2 goles en contra. Prandelli intenta generar un fútbol moderno, rápido, de control de la pelota, pero se basa en una columna vertebral (Buffon, Chiellini, Pirlo y Cassano) con veteranía que se regodea en el tradicional catenaccio. Pero integrantes más jóvenes como Montolivo y Balotelli pudieran generar la frescura que el fútbol moderno le reclama a la azzurra. La enraizada fuerza cromosómica de su sistema defensivo y la asociación de habilidad y velocidad en su ataque serán las armas que la selección de la bota espera mostrar al mundo para escalar a las cumbres del podio balompédico internacional. Croacia se presenta en esta competencia con un equipo de legionarios ampliamente curtidos en las lides de Europa. Pero, a pesar de ello, no cuenta con un eficiente engranaje que permita explotar su enorme potencial. Con un mediocampo excepcional donde Luca Modric, Iván Rakitic y Nico Krajncar pudieran modelar un exquisito juego, les falta categoría en el resto de las líneas, a pesar de tener figuras con renombre como Srna y Pranjic, veteranos defensores. Duro golpe la baja a última hora de Ivica Olic, su mejor referente ofensivo. España viene a la Euro con el mismo bloque con que conquistó la pasada edición y el Campeonato del Mundo. Con mucha mayor experiencia y en un óptimo estado de madurez, esta generación de genios españoles defienden por primera vez un gran torneo. Las ausencias de Villa y, sobre todo del baluarte de la zaga, Carles Puyol, han sido permutadas por jugadores de gran calidad. Vicente Del Bosque ha vuelto a conjuntar un equipo con un estilo propio pero que puede desplegar variantes para contrarrestar estrategias que pretendan neutralizar el vistoso juego de toque. Es un equipo donde todos son figuras (se considera al portero Casillas y a todo su medio campo como los mejores del mundo). Pero la tranquilidad en el terreno va a depender mucho de la concentración de sus defensores y de la efectividad de sus delanteros. La historia reciente y la indudable calidad de un grupo muy unido dentro y fuera del engramado, hacen de España la gran favorita del torneo. Una selección que destaca por su fortaleza defensiva es Irlanda. Y si a ello se le suma la trayectoria de su veterano director técnico Giovanni Trapattoni, podemos vaticinar tres encuentros muy correosos y complicados. Los irlandeses regresan a una Eurocopa luego de 24 años de ausencia. Su cuenta goleadora va a depender, en su mayor parte, de las acciones de Robbie Keane, su principal figura, veterano de mil batallas, poseedor de gran habilidad, fuerza y disparo letal. Mi pronóstico: España e Italia.

GRUPO D. La polarización del favoritismo es la nota rimbombante en este último cuarteto. Mientras ingleses y galos acaparan de lejos la preferencia de la afición, el anfitrión Ucrania y la siempre expectante Suecia buscan algo más que sólo participar. Francia, que viene de sendos y estrepitosos fracasos en el último ciclo europeo, se presenta con grandes sueños de la mano de Laurent Blanc, amplio conocedor del balompié de su país. Cuenta para ello de una excelente generación de jóvenes promesas, algunas ya triunfando en diversos escenarios de Europa, como el potente delantero Karim Benzema y el mediocampista Samir Nasri y la experiencia de figuras excelsas como Franck Ribéry, Patrice Evra y Florent Malouda. Si Blanc mantiene un vestuario equilibrado y armónico, los goles y el buen juego regresarán a Francia, junto con su antigua reputación. La segunda coanfitriona, Ucrania, tiene poca historia en los ruedos futboleros, aunque ya cuenta con presencia en cuartos de final en Alemania 2006, y viene con el deseo de acrecentar esta historia apuntalado en un ferviente público que los ha apoyado desde un principio, de la sapiencia de la gran figura del fútbol soviético: Oleg Blokhim y de la máxima figura del balompié local, Andriy Shevchenko, quien anunció su retiro al finalizar este torneo. La defensa muestra presencia gracias al eficaz Tymoshchuk, pero la zona media no garantiza la conexión necesaria para concertar un ataque letal. Sin embargo, con la debida concentración y mentalización y la fuerza del 12º jugador, la Zbirna (los amarillos y azules) son capaces de sorprender a cualquier selección a la que se enfrente. Ya pasó la época de Larsson, Brolin y Dahlin, pero la selección de Suecia todavía mantiene el perfil de juego de aquella gloriosa época. Por algo quedaron apenas a 3 puntos de los tulipanes en la ronda de eliminación. Zlatan Ibrahimovic se perfila como la referencia ofensiva del plantel. Los suecos dependen de una línea vertical de gran categoría que arranca en el indiscutible titular de la portería, Andreas Isaksson. Continúa con Olof Mellberg quien se erige como un general en la defensa. Los disparos a distancia y lanzamientos de falta del mediocentro Kim Källström son una de las armas principales de los escandinavos. El trazado central lo cierra el ya mencionado Ibrahimovic. Un equipo con juventud y experiencia que, si se libera del fantasma de la responsabilidad de ser sede y juega a la pelota con la calidad que los caracteriza individualmente, pueden estar para dar una sonada campanada. Para finalizar, la eterna favorita, Inglaterra, selección que ha tenido que prescindir a última hora, de 2 importantes baluartes por lesiones: Lampard y Cahill. Aunado esto al repentino cambio de entrenador,  a problemas extra juego entre significativos integrantes y a la suspensión por los 2 primeros partidos de su máximo artillero, Wayne Rooney, mantienen en vilo la óptima competencia de los ingleses en la Euro. De cualquier forma, las individualidades deberían asegurar el buen devenir a medida que transcurre la presentación de los británicos. Importante será solventar al primer adversario: Francia. Mi pronóstico: Inglaterra y Francia, pero mucho cuidado con los peligrosos suecos.

Ya está servida la mesa para que el viernes 8 de junio se levante el telón de la Eurocopa de Naciones donde la habilidad, la pasión y la emoción correrán a raudales durante 3 vibrantes semanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada