martes, 20 de julio de 2010

Vicente Del Bosque. La Esencia de “la Roja”

El mayor logro del balompié español de la era moderna había sido la conquista de la Eurocopa de Naciones de 2008 al vencer a Alemania por la mínima diferencia. Ese grandioso logro prácticamente ha sido borrado de un plumazo con la gallarda conquista del Campeonato Mundial de la FIFA 2010 hace apenas unos días. La selección mantuvo la misma base de aquél certamen pero con una notable diferencia: tenía un nuevo seleccionador.

Vicente Del Bosque fue el sucesor de Luis Aragonés quien le dejó muy alto el listón en la selección española de mayores. Había igualado el máximo éxito en la disciplina tras la Eurocopa de 1964. La obtención del máximo trofeo indica el buen momento del fútbol hispano y que la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) no se equivocó al encomendar tamaña empresa a un hombre totalmente opuesto a su predecesor.
Ante el carácter abierto, espontáneo, demasiado franco en sus declaraciones la RFEF apostó por un individuo bonachón, tranquilo, sin tintes mediáticos lo que trajo gran cantidad de dudas y debates en el entorno periodístico, tanto español como internacional. ¿Podría el taciturno Del Bosque hacerse cargo de una generación brillante con las ínfulas de conocer la victoria y encarar una eliminatoria a la Copa del Mundo con el rol de favorito?
No sólo pudo encargarse de tamaña empresa, sino que tuvo la sencillez visionaria de mantener el mismo estilo de Aragonés y mejorar su estilo de juego engranando lo más sobresaliente de las habilidades del enorme contingente de jugadores españoles que ha dado esta generación. Fuerza, destreza, velocidad agilidad, inteligencia, paciencia, marca y definición se unieron como una aceitada maquinaria para que España alcanzara su primera estrella en 80 años de historia de la Copa Mundial.

Pero, ¿quién es ese tranquilo señor con poblado bigote y pacientes aires de tranquilidad y entereza que logró consagrar el equilibrio necesario a casi una cincuentena de jugadores convocados desde el inicio de las eliminatorias hace ya casi 2 años?

Don Vicente Del Bosque González fue un gran jugador del medio campo, posición en la cual apareció 441 ocasiones de manera profesional, 335 en encuentros oficiales y 106 en amistosos. Nacido en la señorial ciudad de Salamanca el 23 de diciembre de 1950, debutó en el filial de la UD Salamanca, el Salmantino, siendo líder goleador con sólo 17 años. En 1968 llega al Real Madrid donde se incorpora en el equipo juvenil. Para la campaña 1970-71 está listo para subir al 1er equipo pero es cedido al Castellón de 2a división para que gane experiencia. En esa etapa se lesiona de cuidado y debe operarse el menisco de su rodilla y luego la clavícula. Recuperado de sus lesiones, recala el año siguiente en el Córdoba y en el 72 vuelve al Castellón colaborando de manera excepcional en el ascenso del equipo de La Plana a la División de Honor.

Su gran actuación hace que el Real Madrid lo reincorpore al conjunto grande junto a una pléyade de estrellas de la época como Miguel Ángel, Benito, Camacho, Pirri, Amancio, Velázquez, Netzer, Stielike, Santillana, etc., y durante 11 años mantuvo una excepcional carrera con el equipo blanco con el que obtuvo 5 Ligas, 4 Copas de España y gran cantidad de prestigiosos torneos. Fue 22 veces internacional, 18 con la selección absoluta, incluyendo la Eurocopa de 1980.


Vicente Del Bosque tenía una particular vocación ofensiva desde sus primeros pasos en la disciplina, por lo que ocupaba posiciones del medio campo hacia delante. Pero su excelente físico y su singular visión del juego hicieron que sus técnicos lo fueran retrasando en su posición hasta ocupar el importante rol de organizador de juego en el campo. A pesar de ello, anotó 37 goles, entre los cuales 14 fueron en Liga, 7 en Copa y 1 con la selección. Su retiro se hizo efectivo el 30 de junio de 1984 ante el avance de una de las mejores generaciones que cantera alguna haya surgido en el fútbol español, la llamada “quinta del buitre” de Butragueño, Míchel, Pardeza, Sanchís y Martín Vásquez.

Pero su futuro seguiría ligado al balompié y al Real Madrid. Tras su brillante carrera como jugador, incursiona como técnico y el equipo merengue lo incorpora de inmediato como 2º entrenador del Castilla. Continúa su formación dirigiendo a los alevines y juveniles para que, en 1987, se haga cargo del Castilla como técnico principal. En 1990 lo nombran Coordinador General de las categorías inferiores del Real Madrid.

En marzo de 1994 es llamado para sustituir a Benito Floro en las riendas de un Real Madrid bastante maltrecho. Gana en su debut 5 a 2 al Rayo Vallecano pero finaliza la zafra con 5 victorias, un empate y 5 derrotas. Al finalizar la temporada volvió a su labor con la cantera para dar paso a Valdano. Año y medio más tarde sustituye en 2 juegos al argentino con sendas victorias, 0 a 5 al Athletic de Bilbao y 2 a 3 al Real Oviedo. Arsenio Iglesias toma el mando del club y luego John B. Toshack quien es destituido en 1999 y Vicente se encarga del equipo por 3ª vez. Entonces el club lo ratifica al finalizar la temporada.

En su 1ª temporada completa Del Bosque transporta al equipo a un sinfín de éxitos. Gana la Liga y la 8ª Copa de Europa al dominar 3 a 0 al Valencia en París. Más adelante repite Liga y Copa de Europa al Bayern Leverkusen 2 a 1 y, además, obtiene la Copa Intercontinental, la Supercopa de Europa y una Supercopa española. Total, 7 grandes trofeos en sólo 3 años. Con todos esos triunfos y en lo más alto de su proyección como entrenador, el Real Madrid no le renueva el contrato y, en junio de 2003, sale del club de sus amores prácticamente por la puerta de atrás.

El Besiktas de Turquía lo contrata para la temporada 2004-05 pero no cumple con las expectativas del equipo y no regresa para la siguiente zafra. De regreso a su patria, actuó como comentarista invitado en partidos nacionales para varios medios, usualmente en TELE 5. Por unos meses, en 2007, tomó parte en la gerencia técnica del Cadiz CF.

En Julio de 2008, luego de que el combinado español lograra su mayor logro histórico hasta la fecha cuando ganó brillantemente la Eurocopa de Naciones, Vicente Del Bosque es nombrado el 50º seleccionador en la historia del fútbol español. Toma, pues, el mando de una España triunfal.

La sabiduría popular indica que no debe cambiarse lo que ya funciona y, a diferencia de otros técnicos que intentan imponer propios estilos, Del Bosque mantuvo el sistema de juego heredado por Aragonés que tanto laurel había obtenido. Pero su inserción trajo otro tipo de variante. Pasó del hombre polémico y temperamental al amigo estudioso, tranquilo y paciente. Conocedor de los secretos del fútbol y sabedor que en sus manos posee, quizás, la generación más prolífica de la historia del deporte en España, ha sostenido el vestuario en un clima laxo y sereno, valorando el ambiente de camaradería y cohesión y explotando sutilmente los sobresalientes talentos técnicos de sus pupilos para así exaltar al máximo el rendimiento del equipo.

Don Vicente Del Bosque continuó con la progresión de los campeones europeos embutiendo jóvenes valores que venían pisando fuerte por hacerse espacios en el equipo nacional engranando así un conjunto que arrasó en las eliminatorias mundialistas al obtener pleno en 10 encuentros disputados y llegando como gran favorito al Mundial de Sudáfrica 2010.

La calma del técnico salmantino conservó la cordura de un equipo que perdió el primer partido del Mundial y continuó su transitar en el torneo sin variar su típico sistema de juego ofensivo al toque y mantenimiento del balón. Haciendo ligeros cambios, ya fuera por razones técnicas u obligado por molestias físicas, “la Roja” fue sorteando difíciles encuentros hasta encumbrarse en lo más alto del podio futbolístico mundial al ganar una ajustada final ante un duro conjunto holandés por un gol a cero en tiempo de prórroga.
Pero lo mejor acerca de la personalidad de “el bigotón” vino después de la victoria. Haciéndose a un lado en las celebraciones y ante las luces de los medios, cedió el protagonismo a los jugadores, exaltándolos como un equipo que está para engrosar mayores laureles a los ya obtenidos para su país.
El otrora execrado técnico del equipo de su corazón y maltratado al iniciar su andar en el equipo nacional, hoy es centro de homenajes e invitaciones en España y fuera de sus fronteras. El próximamente “Hijo Predilecto de Salamanca” es hoy en día ejemplo y orgullo de España.
Don Vicente Del Bosque

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada