viernes, 9 de abril de 2010

El Torneo de los sueños

El Masters de Augusta es un torneo de sueños, símbolos, tradiciones y espectáculo, con una extensa galería de tradiciones e imágenes que han marcado la historia del golf. Más conocido como el Masters, es uno de los cuatro torneos más importantes (British Open, el US Open y el PGA Championship) en el calendario masculino de golf y es el que da el arranque a los magnos eventos de la temporada de golf.

A diferencia del resto de majors, el Masters tiene una sede fija, el Augusta National Golf Club, un club privado situado en Augusta, Georgia. La ronda final del torneo tiene lugar el fin de semana del segundo domingo de abril, momento en el que las flores que dan nombre a cada uno de los hoyos florecen explotando en un paisaje único que se complementa con una auténtica alfombra verde en sus calles.

Los inicios de lo que hoy es un lugar quimérico para el común de los mortales no fueron tan glamorosos. En su deseo de realizar un servicio al golf hospedando un torneo, Bobby Jones, ya retirado tras ganarlo todo en un golf dominado por el amateurismo, y su amigo Clifford Roberts, decidieron celebrar un evento anual. Por ello envían cartas a diestra y siniestra para conseguir socios para su nuevo club, una antigua plantación de de 365 acres del entonces-rural Washington Road en Georgia, en la que, junto al célebre diseñador de recorrido, el escocés Alister Mac Kenzie, dieron vida a un lugar sin parangón.

Abrió sus puertas para el recreo de los miembros en diciembre de 1932 y el torneo inaugural se celebró el 22 de marzo de 1934. En su 1ª edición, se repartió como premio lo recaudado entre los 76 socios del Augusta National (cada uno contribuíayó con 60 dólares) y tuvieron que acudir a una funeraria vecina para que les facilitasen unas sillas.

El torneo no se jugó durante la 2ª guerra. Para colaborar con la economía de guerra, en las tierras del Augusta National se criaron tanto ganado vacuno como pavos.

El Augusta National es un club exclusivo y exclusivista, que no aceptó a su primer socio negro hasta 1990 a pesar de que la mayoría de su personal lo era. Aún no acepta mujeres y se conoce el número de socios, 300, todos por invitación, pero no sus identidades, las cuotas o cualquier otro dato.

Las entradas como tal están agotadas desde 1972. Se puede optar a obtener un pase para las cuatro jornadas mediante sorteo o por una prohibitiva reventa. El público que cada año tiene el privilegio de franquear las puertas del Masters es especial: experto, educado, gentil, extremadamente respetuoso, castiga con el silencio, nunca una mala palabra o un abucheo. Las reglas son estrictas: no se puede correr, se prohiben los móviles, aparatos electrónicos, cámaras, etc.

La televisión llegó en 1956, tras un contrato entre la CBS y el club, que recibió 10.000 dólares a cambio de dejar entrar a las cámaras. Hoy se desconoce la suma del contrato actual.

El Masters de Augusta sigue el formato de juego más común: un recorrido de 18 hoyos que se realiza cuatro veces. Después de las dos primeras jornadas, se realiza un corte que determina los golfistas que continuarán y cuales quedan eliminados. El par del campo es de 72 golpes y sus dimensiones algo pequeñas, lo que hace que los golfistas salgan a jugar de tres en tres hasta que se produce el corte para así evitar aglomeraciones de espera en un hoyo.

Igual al resto de majors, el Masters concede al campeón ciertos privilegios: automáticamente es invitado a jugar los otros tres majors durante los siguientes cinco años, y consigue una invitación vitalicia para jugar el Masters.

El premio más significativo del torneo es, sin embargo, la ”chaqueta verde” que distingue al ganador. Este premio se otorga desde 1949 y es muy preciado entre los profesionales del golf. Esta chaqueta es, de hecho, el símbolo del club y la usan habitualmente sus socios en el campo. Los ganadores la guardan durante un año y la devuelven en la siguiente edición. La tradición también dicta que el vencedor de la edición anterior imponga la chaqueta al nuevo ganador.

Además, el triunfador del torneo recibe una medalla de oro y su nombre se graba en el Trofeo de los Maestros. Este trofeo, que representa la sede del club, se entregó por primera vez en 1961 y permanece en el club. Desde 1993, una réplica del trofeo se entrega al campeón.

En 1965 y 1966 Jack Nicklaus consiguió ser el primer campeón del Masters en defender el título. En 1986 y con 46 años, el mismo Nicklaus obtuvo su sexta chaqueta verde, siendo el más longevo en lograrlo. Ya en 1997, Tiger Woods, se convierte en el golfista más joven en dominar el Masters a la vez que rompía el récord de golpes del torneo establecido 32 años antes. En el 2001, Woods conseguía su cuarto major consecutivo y en 2002, se convirtió en el tercer jugador en ganar dos títulos del Masters consecutivos. En 2005 se convirtió en la tercera persona en ganar al menos cuatro torneos.

El campo que acoge el Masters este 2010 llega con los 'greenes' muy rápidos y con una de las mayores longitudes de su historia, con 9 de los 10 pares cuatro están por encima de las 440 yardas.

Durante la década de los 70 los dos fundadores del Masters fallecieron. Tanto Jones como Roberts dejaron una marca indeleble en el Masters y en el mundo del golf. Su legado ha sido y sigue siendo considerado, tanto por fanáticos como por jugadores, como el torneo de golf más conocido, respetado y mejor administrado en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada